sábado, 27 de febrero de 2016



Avanzando en caminos de articulación. Por la justicia ambiental y la vida digna ¡MOVETE! pues

domingo, 3 de enero de 2016



La piedra de Jerusalén

Video realizado por MOVETE y Red de Acción Frente al Extractivismo-RAFE

Jerusalén es un corregimiento de Sonsón, en el Oriente antioqueño, amenazado con un nuevo desplazamiento por parte de Argos, Omiandina y Corona, para la extracción de calizas, en gran parte propiciadas por la construcción de grandes hidroeléctricas.

Para ver dar clic acá La piedra de Jerusalén 

martes, 1 de diciembre de 2015



Video de las actividades de la tulpa juvenil en el 2015.


La Tulpa es entonces el lugar de reunión para conversar al calor de las llamas, es un espacio cotidiano donde se teje la conversa, donde se reflexiona y se construye comunidad. Hemos ido llenando también este nombre de contenido desde lo simbólico de pasar del Rescoldo a La Tulpa, de nuevamente encender el rescoldo y tener una gran llama que representa la perseverancia y entusiasmo con que hemos sabido trabajar. La Tulpa ha venido trabajando en tres líneas generales de acción: 1. La educación popular: consideramos que es fundamental construir escenarios educativos para la reflexión crítica, donde no se imponga la palabra sino que se procure la reflexión colectiva y horizontal desde el diálogo de saberes. Es importante pensar desde nuestra realidad, usar metodologías participativas y reflexionar sobre nuestra posición como sujetas y sujetos políticos, asumiéndonos como participes de nuestro propio proceso de aprendizaje. 2. La reconstrucción de la memoria: le hemos apostado al reencuentro con pasado, reconociéndonos fruto de una historia inmediata llena de violencias y opresiones, pero a su vez fruto de una historia de esfuerzos y procesos de construcción populares. El encuentro con la memoria es también el compromiso de liberar del olvido las voces silenciadas que tiene una historia que contar, además de considerarla un gran aporte a nuestra identidad cultural. 3. La defensa y la construcción del territorio: nos hemos asumido como actores políticos y comunitarios en el territorio, entendiendo este como un cumulo de relaciones entre un entorno cultural y un espacio geográfico determinado. Hoy levantar la bandera de la defensa del territorio es fundamental si se lee en clave histórica el permanente saqueo a que América Latina ha sido sometida, abanderamos también la lucha por el reconocimiento de los ecosistemas como entes vivos y creadores de vida que es necesario preservar para nuestra sobrevivencia, defendemos a su vez las culturas campesinas y comunitarias forjadas y forjadoras de nuestro territorio. 

El 24 y 25 de septiembre participamos del Festival del Agua del Oriente Antioqueño convocado por el MOVETE y el foro subregional de la Cumbre Agraria Étnica y Po- pular, evento que nos permitió encontrarnos con otras y otros que se vienen pensan- do el territorio desde la organización popular, además de ser un escenario fundamental para conocer las problemáticas de la región desde las voces mismas de los territorios, tener un mapa general de la situación causada por los conflictos socio-ambientales como resultado de la imposición de un modelo de desarrollo desde el gobierno nacio- nal y los grandes emporios económicos que sólo ofrendan muerte y saqueo para nues- tros territorios con su locomotora minero-energético; un encuentro donde la comuni- dad pudo debatir con la institucionalidad departamental y las autoridades ambientales

Era grato pensarse de nuevo en clave regional, entender nuestros problemas no de una manera aislada sino precisamente como un territorio común que compartimos y que exige soluciones comunes, retomar la tradición de lucha y resistencia que ha tenido el Oriente. Allí en la movilización nace la consigna de La Tulpa, que más que una consigna representa una conclusión y un proyecto político: ¡Vamos a las calles que el poder del pueblo construye su Dignidad!

Fragmentos de la Cartilla "Contar nuestra historia. Memorias de la Tulpa 2015"







lunes, 23 de noviembre de 2015




Feria campesina en San Francisco. Domingo 29 de noviembre.

Nuestras semillas son patrimonio para la vida. ¡Movámonos para defenderlas!

sábado, 21 de noviembre de 2015



Delegados de diversos municipios del Oriente antioqueño participaron en la Segunda Asamblea Nacional por la Paz. Convocada por la USO, El Ministerio del trabajo y la Universidad Nacional.




Apuntes para la paz


Descripción: D:\Documents\Red de acción\MOVETE\logo Movete.png
La arremetida de proyectos extractivos de desarrollo, extensivos e intensivos  en el uso de la tierra, el agua y la naturaleza, altera sustancialmente las formas y los medios de vida de las comunidades, quienes tienen una valoración distinta de sus territorios. La mercantilización y financiarización de la naturaleza convierte a los patrimonios ambientales de los pueblos en una fuente de conflictos con actores corporativos que están propiciando nuevas formas de despojo.

Los mandatos del comercio internacional construyen una división internacional del trabajo según la cual los países ricos en recursos estratégicos para la reproducción del sistema económico deben especializarse en su extracción y exportación. Los territorios son percibidos como proveedores de minerales, biodiversidad, agua o energía, lo cual genera conflictos con las comunidades locales, cuyos modos de vida son desconocidos por el capital trasnacional.

Oriente antioqueño
El Oriente de Antioquia es una zona rica en aguas. Tiene 9 grandes cuencas asentadas en la zona montañosa de la cordillera central andina, donde confluyen los cañones y ríos Magdalena, Arma, El Buey, Piedras, Aburrá, Porce, Nus, San Carlos, Samaná Norte y Sur, Cocorná Sur, Guatapé, Nare, Calderas, Tafetanes y Río Claro. El caudal de agua en la zona es tan abundante que equivale, aproximadamente a una tercera parte del río grande de la Magdalena, el más importante de Colombia. Importantes fuentes de agua han sido utilizados por las cinco hidroeléctricas que operan desde los 80 en la zona, Guatapé, San Carlos, Jaguas, Playas y Calderas

Cuenta además con yacimientos de metales preciosos, mármoles y calizas, materiales de construcción, materiales industriales y arcillas.

Actualmente en el Oriente hay diferentes proyectos: 156 títulos mineros, extensas solicitudes que en algunos casos, como Nariño, abarcan casi la totalidad del municipio; construcción de hidroeléctricas en distinta escala: Se han otorgado licencias a más de 40 pequeñas centrales hidroeléctricas y para el proyecto Porvenir II.

Considerando que el Oriente ha sufrido varios ciclos de violencia, el más reciente hasta 2005, y que los procesos de retorno de las comunidades desplazadas son recientes, la imposición de ese tipo de conflictos, en los cuales se avala legalmente las expropiaciones, son una amenaza para la reconstrucción del tejido social y la reconciliación en los territorios, en última instancia, son una amenaza para la paz.

Tanto las hidroeléctricas, como las concesiones mineras generan exclusión política y competencias culturales, convirtiéndose en una fuente potencial de violencia agenciada por las prácticas corporativas del Estado. La paz no es lo que nos dicen desde fuera, es lo que necesitamos para olvidar la violencia que nos expulsó de nuestros hogares antes, es una decisión conciente de apegarse al territorio para construir procesos de autonomía y dignidad.

Mismos que están siendo agredidos por los proyectos extractivos de desarrollo. No puede construirse justicia social sin justicia ambiental, financiarla con extractivismo, sinónimo de nuevas violencias y conflictos, éste es incompatible con la democracia, la participación y la efectiva inclusión, condiciones éstas que sumadas a la estructura agraria subyacen en la génesis del conflicto armado en Colombia.

Reproduciendo estos elementos el país se encamina a una paz precaria, cuyo significado podría ser otra forma de violencia. La paz tiene que permitir la autodeterminación de los pueblos y reconocer los distintos modos de vida y valoraciones. En un país megadiverso, no reconocer la diferencia y las distintas valoraciones e imponer unas medidas estatales en pro del extractivismo, apuntan a una paz monolítica y precaria, pues se acuerda por una parte, por otra se despoja y se contamina.

Por eso creemos que como apuesta para una paz duradera y sustentable es necesario descorporativizar las prácticas estatales, permitiendo a los pueblos caminar hacia sus horizontes de futuro, así como reconocer a la naturaleza como víctima del conflicto y proponemos:

·         La supresión de los batallones minero-energéticos.
·         La derogación de la normatividad que declara de utilidad pública e interés general los proyectos extractivos, y darle prelación a lo consignado en el código de Recursos Naturales: “La preservación y manejo de los recursos naturales renovables también son de utilidad pública e interés social”. En este punto incluimos al agua, la biodiversidad a las funciones ecológicas, al suelo, y por esto mismo, al subsuelo, parte del sistema natural del cual hacen parte los otros elementos mencionados, y por lo tanto, indisociable de su equilibrio.
·         La declaratoria de inexequibilidad de normas que atenten contra la autodeterminación municipal, como el artículo 37 del código de Minas.
·         El reconocimiento de los derechos del campesinado.
·         La efectiva participación de las comunidades en las decisiones que pueden alterar sustancialmente sus formas de vida: Participar no equivale a informar o socializar.
·         Aumento del cobro de las tasas de agua y energía para las empresas extractivas y otras formas de subsidio de las mismas.
·         No construcción de represas en zonas donde ha habido conflicto armado.
 Comprensión de la dimensión ambiental como componente del conflicto.

Todos nos beneficiamos de los bienes comunes, nuestra paz no puede escindirse de la gestión de estos, por lo cual, creemos que una pedagogía para la paz debe operar en varios sentidos, no solamente hacia las comunidades, sino también vincular a las corporaciones a este proceso, pues su accionar es el epicentro de la fragilidad del proceso de paz, dándole una efectiva y real participación a las comunidades.


Por el agua, la vida y el territorio, ¡MOVETE pues!

miércoles, 4 de noviembre de 2015


El Oriente antioqueño defiende su agua.

video realizado por producciones El Retorno


https://www.youtube.com/watch?v=wbE5P_OXLTs. 

En el oriente antioqueño habitaban 600.000 personas según el censo nacional de 2005, aproximadamente 130.000 fueron víctimas del desplazamiento forzado entre 1995 y 2009. Las políticas de retorno se han implementado en varios municipios de la región como proyectos pilotos a nivel nacional, pero justamente las improvisadas leyes gubernamentales lo que propician es que se levanten las restricciones existentes para la protección de las tierras de los desplazados y se puedan desarrollar proyectos que, como la hidroeléctrica Porvenir II, imponen una nueva modalidad de legalización del despojo. Aunque el tema minero-energético ha tomado especial relevancia en los últimos años, no se puede obviar ni dejar de lado la historia del surgimiento y fortalecimiento del conflicto en relación a la implementación de proyectos hidroeléctricos, como sucedió en la década de los 80 ́s en el oriente antioqueño. Una región que llegó a producir el 35% de la energía del país y que además fue una de las más golpeadas por el conflicto armado, en materia de desplazamiento forzado y control militar de territorios. En décadas pasadas también fueron significativos los surgimientos de expresiones sociales, movimientos cívicos, acciones colectivas y manifestaciones de protesta contra la implementación de estos proyectos y el reclamo de un desarrollo concertado con las comunidades. Expresiones sociales que fueron estigmatizadas, perseguidas, reprimidas y que en la actualidad intentan recomponerse para hacer frente a estos proyectos y advertir sobre los impactos negativos en la vida de la gente y en el territorio.

El territorio es un espacio político, cultural y económico que contiene relaciones sociales específicas, formas distintas de uso y apropiación de los recursos naturales. También incluye visiones, imaginarios e identidades construidas por la gente que lo habita. Colombia es el segundo país más biodiverso del planeta, y en sus múltiples regiones se han ido construyendo propuestas de vida diversas y enriquecedoras, voces de las comunidades que tienen otras maneras de relacionarse con la naturaleza y entre ellos. Construcciones concretas de paz desde todos los rincones del país que han sobrevivido a la guerra y que hoy toman nuevos impulsos para generar tejidos y movimientos sociales en defensa del territorio y de la vida.

En este contexto de reconfiguración del movimiento social en los últimos años, sobresalen los esfuerzos de las organizaciones del oriente antioqueño por realizar encuentros, festivales, actos culturales y movilizaciones en defensa de los ríos y el agua de la región, amenazada por nuevos proyectos hidroeléctricos. Movimientos que renacen de a poco después del exterminio en décadas pasadas, en un ambiente de desconfianzas y de reiteradas amenazas al libre ejercicio democrático de disentir, cuestionar y proponer sobre proyectos de “desarrollo” que impactan negativamente a las comunidades y al territorio.

Una realización de:
OBSERVATORIO AUDIOVISUAL E INVESTIGATIVO SOBRE PROCESOS COMUNITARIOS Y DE RESISTENCIA - Área de Comunicaciones - Asociación Campesina de Antioquia
Escuela de Creación Documental - extractos del documental SEMBRANDO DIGNIDAD, con el apoyo de Misereor.



¡¡Por la defensa de la vida, el agua y el territorio, MOVETE pues!!